orría el año 1796... y fray José de la Quintana ingresaba a la Orden de San Francisco, ejerciendo como maestro en la escuela conventual.
En 1790 había llegado a Buenos Aires y algunos años después, luego de trabajar de lavacopas en una pulpería, ingresó a la orden franciscana.

Nació el 4 de febrero de 1773 en Villa de Santelices, valle de Arcentales, provincia de Vizcaya (España), siendo sus padres Joaquín de la Quintana y María de Orcacitas. A los 8 años de edad perdió a sus padres. Sus estudios los realizó en Portugalete.

En 1797 pasó a Corrientes y allí ejerció una amplia y fecunda acción educadora. Lo más granado de la juventud correntina lo tuvo como maestro. Cuando se hizo cargo de la escuela del convento de San Francisco, siguió los pasos de Fray Andrés de la Trinidad.

Desempeñó la docencia por el término de 57 años y al producirse su retiro, después de tantos años de docencia, el gobernador lo declaró "Benemérito preceptor de instrucción primaria". Un día como hoy, el 13 de agosto de ese año 1854, se le tributó un homenaje público al que concurrió lo más representativo de la provincia.

Murió en Corrientes el 6 de abril de 1862 y en el atrio del Convento San Francisco, en Buenos Aires, una placa honra su memoria. El 12 de octubre de 1920 se inauguró un monumento a su memoria en la ciudad de Corrientes.

Fray José de la Quintana
Convento de San Francisco, ya más acá en el tiempo.

orría el año 1805... y se llegaba a un acuerdo en Esquina en el conflicto que mantenían vecinos con el propietario del terreno en que estaba construida la capilla.

El curato de Esquina surgió en 1805 y tiempo atrás había construido en sus tierras una capilla particular que dependía de la comarca del cura de San Roque.

Ante el pedido de los vecinos de tener parroquia propia, el obispo Benito de Lué y Riega ordenó al cura Pedro Nolasco Hidalgo que hiciese un empadronamiento de la población. Pero antes de establecerse el curato, fue necesario arreglar un pleito que el vecindario tenía con el propietario del terreno en que estaba construida la capilla Santa Rita. El pleito era sobre rendición de cuentas referidas a fondos recolectados en el vecindario y manejados por Benito Lamela. El litigio fue transado el 15 de junio de 1805 por Santiago Lamela, hijo y heredero de Benito y participaron además del acuerdo Matías Carreras, apoderado de los vecinos y el párroco Francisco Benigno Martínez.

Lamela cedió terrenos aledaños a la capilla de Santa Rita y finalmente el obispo Lué creó el curato el 10 de febrero de 1806, fecha en que se toma como fundación de esta progresista ciudad del sur correntino.

Parroquia Santa Rita de Casia en Esquina.

orría el año 1897... y la Escuela José Manuel Estrada - “Regional”, habría sus puertas a la Educación Pública de Corrientes.
Ubicada actualmente en Sargento Cabral 2120 de la ciudad Capital, su creación se remonta al año de 1886, a partir de la promulgación de la ley Nº 1897. Tras la sanción de la normativa y la edificación de la obra, la clase inaugural fue el 15 de junio de 1887, bajo la directiva de Ramón Contreras.

La Escuela Regional iniciaba sus clases con otro nombre, aquel de Escuela Normal de Maestros y siendo en algún momento Escuela Normal de Profesores. Era gobernador de Corrientes el doctor Juan Ramón Vidal y su Ministro de Instrucción Pública Juan Bautista Aguirre Silva. En tanto el Ministro de Educación en el orden nacional era Filemón Posse, a quien reemplazó luego Amancio Alcorta durante la presidencia de Miguel Juárez Célman.

Desde 1904 fue Escuela Cabecera de la Región Litoral, conociéndola a partir de entonces como “Regional”, caracterizada por un perfil autogestionario, favorecedor de actividades participativas y democráticas.

El edificio actual data de 1920 y en la actualidad constituye una Institución enmarcada en la Ley Nacional Número 22.416 (Profesores designados por cargo) donde los alumnos realizan actividades curriculares y extracurriculares especiales, como por ejemplo de apoyo al alumno con dificultades de aprendizaje, entre otras múltiples actividades.

Aquella Escuela Normal de Maestros “José Manuel Estrada” comenzó a funcionar el 15 de junio 1887. Desde ese día escribió su primera página en la historia de la Educación de Corrientes que habría de continuar hasta estos días con la formación de generaciones de jóvenes, muchos de ellos de destacada presencia en distintos ámbitos de la vida provincial.

El 120 aniversario de la Escuela dejó como mejor testimonio y obsequio para todos, el libro del licenciado César Zarrabeitia, ex alumno y profesor de la casa. Dice el autor “Se trata de “una escuela muy tradicional por el tiempo que tiene y porque se insertó de manera certera en algunos sectores desde la clase media hasta las más bajas”, y afirma que “por haber sido formadora de maestros, la carrera de magisterio suponía una salida laboral y una posibilidad de ascenso social para correntinos, chaqueños, formoseños, misioneros, santafesinos y entrerrianos, más allá de que Entre Ríos ya contaba en Paraná con la más grande y famosa Escuela Normal”. Oriundo de Concepción del Yaguareté Corá, el autor es docente egresado de la gloriosa Escuela Regional, y también licenciado en Historia y abogado.

Es, junto con el Colegio Nacional, el establecimiento símbolo de la ciudad. Varias generaciones de correntinos pasaron por sus aulas y obtuvieron una formación que los llevó incluso a trascender en sus actividades. El espíritu inculcado por los educadores lleva a recordar permanentemente a quienes forjaron la institución.

Escuela Regional recién inaugurada.

orría el año 1896... y nacía Abel Lisarrague en Mercedes, provincia de Corrientes. Cumplió en el campo público y privado con numerosos quehaceres que lo hicieron acreedor a ponderaciones que son orgullo de los pagos del Paiubre.
Sus padres fueron el español Manuel Lisarrague y Emma Colomer, argentina. Inició sus estudios primarios en Mercedes y luego cursó hasta tercer año en el Colegio San Martín de la ciudad de Corrientes, recibiéndose de bachiller en el Colegio Internacional de Olivos, Buenos Aires.

A los 23 años se recibió de ingeniero en la Universidad de Buenos Aires y fue contratado por la empresa Liebig´s para efectuar las mensuras en campos de Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Paraguay.

Abel Lisarrague contrajo matrimonio con Sofía María Esther "Beba" Ansola, el 29 de julio de 1931, teniendo dos hijos: Abel Eduardo y Juan Manuel.

Con acuerdo del Senado de la Nación fue designado por cuatro años director del Banco Hipotecario Nacional y luego miembro de la Comisión Reguladora de la Yerba Mate. Actuó 13 años como Secretario-Tesorero de la Confederación de Sociedades Rurales del Litoral y fue miembro de Confederaciones Rurales Argentina.

El ingeniero Lisarrague en el año 1955 fue presidente del Tribunal de Pena de la Asociación del Fútbol Argentino AFA, en el que actuó como secretario otro mercedeño, el doctor Eduardo Bruchou.
Bajo la presidencia del doctor Guido fue designado Interventor Federal en la provincia de Corrientes en 1962 y más tarde se incorporó a la Comisión Directiva del Automóvil Club Argentino, en la que se desempeñó como Secretario durante seis años, cuando ejerció la presidencia César Carman.

Asimismo, el ingeniero Lisarrague actuó en diferentes entidades: crediticias, deportivas, culturales, oficiales, agropecuarias, etc.
Su brillante trayectoria la dejó transcripta a sus nietos en una conmovedora carta, donde narra para sus recuerdos los rasgos íntimos y públicos de su larga acción en la vida; la que se apagó el 27 de marzo de 1987 en Buenos Aires.

Su hijo Abel recibió en 1997 en el Congreso de la Nación un reconocimiento que le hicieran las dirigentes Ana María Pando y Josefina Meabe a su padre..