Corrientes y la historia nacional


Batalla de San Marcial, en España

El el 31 de agosto de 1813 el Cuarto Ejército español de Galicia, bajo el mando del general Manuel Freire, hizo retroceder a las tropas del mariscal Jean de Dieu Soult conocido por el Mariscal Soult, el cual había emprendido la ofensiva contra el ejército aliado hispano-luso-británico que dirigía Arthur Wellesley, duque de Wellington.

En julio de 1813 los ingleses al mando del general Graham sitiaban San Sebastián ocupada por los napoleónicos, el 4º ejército o Ejército de Galicia al mando del general Manuel Freire, ante una posible incursión enemiga por la zona de los Pirineos en apoyo de los defensores de la ciudad, estaba desplegado en línea dentro de las Colinas de San Marcial, que dominaban el entorno de Irún.

Lo integraban en primera línea la 3ª división, que defendía los territorios de Sorueta y Enacoleta, la 5ª en San Marcial y la 7ª entre Fuenterrabía e Irún. En reserva desplegaban la división del general Francisco Longa, cuatro brigadas inglesas y una portuguesa; en total, unos 16.000 hombres.

Por la parte napoleónica, había unos 18.000 hombres, pero contaban con tropas en las cercanías hasta llegar a más de 50.000. En el amanecer del 31 de agosto, entre la niebla, siete divisiones francesas al mando del mariscal Soult atraviesan el Bidasoa para socorrer a su guarnición de San Sebastián, ocupando los altos arbolados de Irachával, con la intención de tomar San Marcial, que domina el paso del río.

Cuando tratan de ocupar la relevante posición de Soroya, penetrando por la cañada de Ercuti, se encuentran con la decidida defensa de los soldados españoles de la 3ª división, que los rechazan con eficaz fuego de fusilería, e incluso con sus bayonetas, una y otra vez.

Tras imponerse en este enfrentamiento las fuerzas españolas coaligadas con inglesas, lograrán expulsar del territorio a las fuerzas napoleónicas.

El ataque de las fuerzas napoleónicas a España se había iniciado desde Portugal en febrero de 1812, y tras un año y medio de duros enfrentamientos logran con este triunfo expulsar definitivamente de la península a los franceses.

Acabada la guerra volvió Fernando VII, quien al regresar no quiso jurar la Constitución liberal de Cádiz y persiguió con saña a los liberales. Con su ineptitud vino a oscurecer más aún un país empobrecido por la guerra y además con la rebelión de sus colonias.

Por entonces Napoleón deja pasar una gran oportunidad, ya que Austria le propuso en ventajosos términos la paz, pero el francés dudó y su retraso fue fatal. La batalla de Leipzig, que perderá en octubre, alienta a los austriacos a reconquistar Italia.

El triunfo español en San Marcial permitió el regreso de Fernando VII a la corona

Los españoles logran expulsar a las tropas de Napoleón de su territorio


Batalla de San Marcial (1813)


Diseño web: Eduardo Seoane Riera | Biografo Producciones & FX | e-mail: gerencia@biografotv.com.ar | Corrientes, Argentina | 2009