Corrientes y la historia nacional


Derrotan a Belgrano en Vilcapugio y Ayohuma

El gobierno de Buenos Aires informó a Belgrano que los españoles dominaban en Chile y que era necesario avanzar hacia el Alto Perú sin pérdida de tiempo. Envió entonces a su vanguardia, que se situó en Potosí y ayudó a los pueblos que se habían insurreccionado.

En junio el grueso de las tropas también entró en Potosí, pero no contaban con la simpatía general, porque las personas más destacadas, acostumbradas al régimen antiguo, no aceptaban de buen grado perder tributos, esclavos, etc. En cambio apoyaban a Belgrano los indígenas de toda la región, que interceptaban las comunicaciones de los realistas, a quienes hostigaban constantemente y procuraban víveres a los patriotas.

Entre tanto Goyeneche, que estaba en Oruro, renunciaba a su cargo, y era reemplazado por el brigadier Joaquín de la Pezuela, militar muy hábil y experimentado. Reorganizó el ejército y situó su campamento en Condo Condo.

Belgrano por su parte, durante su estadía en Potosí, reorganizó la administración y la hacienda del Alto Perú, nombró gobernadores adictos, como Francisco Ortiz de Ocampo (presidente de Charcas), Arenales (en Cochabamba), Ignacio Warnes (en Santa Cruz de la Sierra).

Luego situó su campamento en las llanuras de Vilcapugio y despachó emisarios secretos para enterarse de lo que ocurría en las líneas enemigas; pero su correspondencia fue interceptada Por Pezuela, que se enteró de que los patriotas esperaban refuerzos de Cochabamba y de Santa Cruz de la Sierra.

Antes de que esto se concretara, el jefe realista atacó por sorpresa a las fuerzas que estaban en Vilcapugio, el 19 de octubre de 1813. Los patriotas sufrieron una seria derrota, sobre todo por el material bélico que perdieron. Durante la batalla se notó mucho la ausencia de Manuel Dorrego, que hacía poco tiempo había sido separado del ejército por su indisciplina.

Belgrano se retiró a Macha y Díaz Vélez llegó hasta Potosí en busca de dispersos, uniéndose luego al grueso de las fuerzas. Los soldados cochabambinos, que se habían unido poco antes, desertaron, asustados y desmoralizados.

A pesar de la derrota contraste consigue rehacer sus fuerzas e insiste un mes y medio de la derrota de Vilcapugio y Belgrano sufre una nueva derrota el 14 de noviembre. La superioridad realista era significativa: 3000 españoles contra 2.500 patriotas y una enorme desproporción en piezas de artillería.

Si Belgrano se hubiera retirado hasta Jujuy, habría podido evitar un nuevo encuentro, hasta reponer los hombres y armas que había perdido, pero prefirió rehacerse allí mismo para atacar enseguida. Contó para ello con la ayuda del territorio altiperuano que se conservaba adicto, luego se situó en Ayouma.

Pezuela, pese a la hostilidad indígena, logró atacar a los patriotas el 14 de noviembre de 1813. Fue una derrota peor aún que la de Vilcapugio.

Como consecuencia de estas derrotas, los patriotas se retiraron hasta Jujuy, dejando las provincias del Alto Perú en manos de los realistas, aunque quedaron Arenales y Warnes defendiendo Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra.

En adelante las fronteras serán defendidas por los gauchos de Martín Güemes y se buscará el triunfo directamente sobre Lima.

Los restos del ejército del Norte retrocedieron hacia el sur de Salta y enterado el gobierno de Buenos Aires, de los desgraciados hechos, dispondrá luego el reemplazo del general Manuel Belgrano por el general José de San Martín, a quien el Triunvirato lo envió al norte con un pequeño ejército de infantería y el cuerpo de Granaderos a Caballo. El ejército derrotado se termina reuniendo con las tropas de refuerzo en la posta de Yatasto.

Batalla de Vilcapugio

Vilcapugio

Belgrano sufre otro derrota en Ayohuma

Batalla de Ayohuma

Tras sus dos derrotas Belgrano se repliega a la Posta de Yatasto



Diseño web: Eduardo Seoane Riera | Biografo Producciones & FX | e-mail: gerencia@biografotv.com.ar | Corrientes, Argentina | 2009