Corrientes y la historia nacional


Libertad de comercio

Manuel Belgrano, secretario del Consulado, apoyó la apertura de los puertos al comercio británico, como un medio para obtener ingresos fiscales con destino a la administración virreinal.

En tanto que el abogado Mariano Moreno, en su Representación de los Hacendados, del 30 de septiembre de 1809, dirigida al virrey Cisneros, se opuso a los partidarios del monopolio español y planteó la libertad de comercio como algo vital para el bienestar de los consumidores y productores rioplatenses.

Las propuestas y las medidas económicas, adoptadas por la administración virreinal para afrontar las dificultades financieras, el desabastecimiento y el contrabando, generaron numerosas tensiones y debates entre los grupos locales y no lograron las soluciones esperadas.


Mariano Moreno envía el documento a España

El 30 de septiembre de 1809 Mariano Moreno, en representación de los hacendados y campesinos del Río de la Plata, presenta un escrito en el que se enfrenta con los comerciantes de la ciudad española de Cádiz.

El texto la Representación de los Hacendados, atribuido a Mariano Moreno, fue la respuesta de los ganaderos a quienes se oponían al libre comercio, cuando Cisneros efectuó consultas al respecto.

La Representación de los hacendados proponía centralmente que "conviene al País la importación franca de efectos que no produce ni tiene, y la exportación de los frutos que abundan hasta perderse por falta de salida» y «que todo introductor [que debía ser comerciante español] esté obligado a exportar la mitad de los valores importados en frutos del país".

Argumentaba, además, que el libre comercio no dañaría la industria local: las telas de nuestras provincias no decaerán, porque el inglés nunca las proveerá tan baratas ni tan sólidas como ellas".

Estas campañas producen anualmente un millón de cueros, sin las demás pieles, granos y sebo, que son tan apreciables al comerciante extranjero: llenas todas nuestras barracas, sin oportunidad para una activa exportación, ha resultado un residuo ingente, que ocupando los capitales de nuestros comerciantes les imposibilita o retrae de nuevas compras, y no pudiendo éstas fijarse en un buen precio para el hacendado que vende, si no es a medida que la continuada exportación hace escasear el fruto, o aumenta el número de los concurrentes que lo compran, decae precisamente al lastimoso estado en que hoy se halla, desfalleciendo el agricultor hasta abandonar un trabajo que no le indemniza los afanes y gastos que le cuesta.

A la libertad de exportar sucederá un giro rápido, que, poniendo en movimiento los frutos estancados, hará entrar en valor los nuevos productos y aumentándose las labores por las ventajosas ganancias que la concurrencia de extracto res debe proporcionar, florecerá la agricultura y resaltará la circulación consiguiente a la riqueza del gremio que sostiene el giro principal y privativo de la Provincia.

Los españoles se oponían a la libertad de comercio, pues querían que los hacendados rioplatenses sólo les compraran y vendieran productos a ellos y no pudieran tener tratos comerciales con otros países.

Esto obligaba a los criollos a aceptar los precios y condiciones de pago que fijaban los españoles, que vendían las cosas más caras que los ingleses.

Este histórico trabajo de Mariano Moreno produjo un verdadero revuelo en su momento, y aportó más argumentos a la idea de los patriotas: separarse definitivamente de España para hacer lo que a los habitantes de estas tierras les resultase más conveniente y no lo que le venía bien a los españoles.

Surgía así también un abanderado de las ideas liberales en el Río de la Plata, aunque esto lo llevó a enfrentarse con la línea que conducía Cornelio Saavedra.


Mariano Moreno

Representación de los Hacendados solicitando la apertura del libre comercio.


Diseño web: Eduardo Seoane Riera | Biografo Producciones & FX | e-mail: gerencia@biografotv.com.ar | Corrientes, Argentina | 2009