orría el año 1823... y el gobierno de Corrientes disponía el establecimiento de una Escuela de Latinidad, la que fue puesta bajo la dirección del Maestro de Artes don Juan Paulino Cabral, egresado de Córdoba, quien ya había desempeñado iguales tareas en el Colegio Carolino de Asunción.

Por entonces gobernaba Corrientes Juan José Fernández Blanco y en esos días la situación internacional se había puesto muy tensa, dado que el gobierno de Entre Ríos, al frente del cual estaba el general Lucio Mansilla, invitaba a los gobernadores que habían firmado el Tratado del cuadrilátero: Corrientes, Santa Fé y Buenos Aires, a reunirse para considerar los graves problemas del momento político. Es que Santa Fe deseaba declarar la guerra a Brasil para recuperar la provincia oriental y esto llevó mucho tiempo discernir entre los gobiernos provinciales por su difícil resolución.

Cabildo de Corrientes

orría el año 1841... y llegaban a la ciudad de Corrientes el gobernador Pedro Ferré y el general José María Paz. Al cordobés lo apodaban el “manco Paz”, a raíz de una herida que recibió en la mano izquierda en la batalla de Venta y Media en el Alto Perú.

Esta visita del general Paz a Corrientes se producía en el marco de la guerra que sostenía nuestra provincia contra Juan Manuel de Rosas.

El jefe “unitario” y prestigioso militar, José María Paz, 10 años antes había derrotado a Facundo Quiroga en Córdoba. Al poco tiempo fue tomado prisionero y llevado a la cárcel de Santa Fe bajo la vigilancia de quien lo mandó a capturar, el gobernador Estanislao López y desde 1835 hasta 1840 estuvo detenido en la cárcel de Luján, donde se casó con su prima Margarita Weild. En ella tuvo un hijo, el 10 de abril de 1836, mientras permanecía prisionero.

Cuando Rosas dictó una amnistía y permitió que pudieran andar los excarcelados por la ciudad de Buenos Aires, el general Paz se escapó, el 3 de abril de 1840, cruzándose a Montevideo. Desde allí se dirigió a Entre Ríos y llegó hasta Punta Gorda (hoy Diamante), donde se entrevistó con el general Juan Lavalle que acampaba con su ejército. Hablaron los dos prestigiosos militares y Lavalle no aceptó el ofrecimiento de Paz de sumarse a su ejército.

De ahí en más Paz entró en conversaciones con el gobernador Pedro Ferré, quien estaba molesto con Lavalle porque llevó al ejército Correntino por caminos lejanos a la provincia, la que dejó desarmada e indefensa. Ferré le ofreció al general Paz la jefatura de un nuevo ejército, el que se puso a organizarlo desde el Campamento de Villanueva y que llevó por nombre de Ejército de Reserva.

Así nacía lo que fue una de las máximas victorias de Corrientes en la lucha por la organización nacional, cuando triunfa es ejército en Caá Guazú, el 28 de noviembre de 1841, sobre las tropas “rosistas” que comandaba el gobernador de Entre Ríos, el santafesino Pascual Echagüe.

Pedro Ferré

José María Paz

orría el año 1824...  y nacía Rodolfo Rafael (Chocoto) Díaz de Vivar, una figura singular de Corrientes, quien por su chispa, señorío, trayectoria y ocurrencias, difícilmente puede ser olvidado.
Descendiente de los primeros pobladores de Corrientes y orgulloso de su antepasado, el Cid Campeador, había nacido el 8 de abril de 1924 en esta ciudad, hijo único del matrimonio formado por Rafael Díaz de Vivar y Lelia Lotero.

En 1943 egresó como Subteniente del Colegio Militar de la Nación para retirarse, pocos años después, con el grado de teniente primero, al hacerse cargo de la administración del campo familiar en Mercedes. Pero ninguna de estas actividades lo atraparían.

Chocoto era un amante de la cultura, en sus múltiples manifestaciones. Autotitulado "Neo-Cid", "Pintor de América", "Poeta del Cosmos" y "Rajá de Corrientes", a través de sus "Bersos", de sus pinturas y en sus veladas musicales, irradió una simpatía contagiante, fruto de su natural bonhomía y de su apego a los valores más tradicionales. Su reducto, Chokoto´s, establecido en su solar natal de Salta esquina Costanera, congregó, en largas tertulias, a varias generaciones de correntinos.

Miembro activo del partido Liberal, fue Subsecretario de Cultura durante el gobierno de Diego N. Díaz Colodrero. Entre muchas otras entidades, fue miembro fundador del Instituto Correntino de Ciencias Genealógicas, cuya comisión directiva integraba al momento de su muerte, y del Jockey Club, a la vez que recibió numerosas distinciones a lo largo de su dilatada trayectoria.

Hombre de fe, piadoso y dueño de una personalidad transgresora pero respetuosa de las formas y las costumbres, se había casado, en 1984, con Teresa Alvarenga.
Falleció el 29de enero de 2008.