orría el año 1863... y por ley se creaba el departamento de Lavalle, del cual es hoy cabecera el pueblo de Santa Lucía.

La carencia de tierras para la agricultura demoró el asentamiento de pobladores, quienes comenzaron a llegar recién a partir de 1869. Reafirmaron esta medida los decretos del 17 de marzo y 11 de agosto de 1864.

En 1882 se estableció definitivamente la Municipalidad, y por ley del 8 de septiembre de 1928 tuvo gobierno municipal. El pueblo de Lavalle fue fundado el 10 de febrero de ese año 1863 en el paraje conocido como Rincón de Soto, lugar en la desembocadura del río Santa Lucía, que pertenecía a la familia de ese apellido desde 1766.

Plaza Libertad de Santa Lucía

orría el año 1893... y se decretaba la 8ª. Intervención Federal a Corrientes, la que dispuso el Presidente de la Nación doctor Luis Sáenz Peña, quien envió como delegado al doctor Leopoldo Basavilbaso.

Desde el 25 de diciembre del año 1889, es decir casi cuatro años atrás, gobernaba Corrientes el Partido Autonomista, siendo gobernador Antonio I. Ruiz y vice-gobernador Manuel Echeverría. Fueron ministros liberales de ese gobierno el doctor Juan Esteban Martínez, quien al ser electo como senador nacional fue sucedido por su correligionario el médico curuzucuateño José Rafael Gómez.

A poco de gobernar esta fórmula "colorada" se desata en el país la profunda crisis económica - financiera que arrastra al Presidente Juárez Celman por un tobogán de desprestigio incontenible. Juárez Celman, quien también ejercía la jefatura del Partido Autonomista Nacional, después de la revolución del Parque renuncia y lo sucede su vice presidente el Dr. Carlos Pellegrini. Los revolucionarios constituyen la Unión Cívica Nacional y en Corrientes esa línea política es presidida por el fundador del Partido Liberal Juan Eusebio Torrent, quien junto a muchos seguidores reafirman en la provincia los pensamientos conductores de Mitre, Leandro Alem, Bernardo de Irigoyen, Aristóbulo del Valle, Francisco Barrotaveña y otros.

Los liberales de la Unión Cívica son los que no participaban en el gobierno en Corrientes y a partir del año 1891 comienzan a levantarse en dura oposición. El Coronel Angel Saturnino Blanco - fundador mas tarde de la U.C.R en Corrientes- se levanta en armas en Santo Tomé y otro grupo en la propia capital: siendo el mas violentamente reprimido el de Saladas, conocido como "la masacre de Saladas" y al año siguiente, continuando la acción revolucionaria se produce el Combate de Tarairy donde es derrotado el Coronel Blanco.

A esto se suma la elección presidencial que consagra la fórmula Luis Sáenz Peña- José Evaristo Uriburu, quienes asumieron el 8 de Octubre de 1892. Los liberales que en Corrientes participaban del gobierno no advertían con claridad la futura alternancia en la fórmula gubernativa y faltando un año para las elecciones se abren del poder y pasan al llano, obteniendo algo que parecía inalcanzable por entonces, la unidad total del partido.

Luis Sáenz Peña

orría el año 1863... y nacía Manuel Cabral (h). No había cumplido dos años cuando su ciudad natal, Corrientes, fue invadida por los paraguayos. Cuando estos se retiraron llevaron a su país a cinco damas de la sociedad correntina como rehenes (las 5 cautivas), entre ellas a la madre del niño doña Jacoba Plaza de Cabral - en represalia porque su marido, Manuel Cabral, había emigrado y quien debió marchar con su pequeño hijo.

De regreso a su provincia, siendo muy joven, ingresó en el Partido Liberal y tuvo una destaca vida pública correntina ocupando los siguientes cargos: diputado provincial, intendente de la capital, senador provincial, presidente del Consejo de Educación de Corrientes, director general de escuelas, ministro de la provincia y diputado nacional en 1899.

Manuel Cabral fue fundador del Ateneo de la Juventud y ejerció en forma destacada el periodismo colaborando en los diarios: La Libertad, El Progreso, El Liberal, La Constitución, etc. fue uno de los fundadores del bisemanario El Trabajo. Ejerció como profesor de la Escuela Normal de Maestros y en el Colegio Nacional de Corrientes.

Fue autor de varios libros de versos y de recuerdos de su actuación cívica y también se destacó como orador político. Fundó y presidió numerosas instituciones culturales.

Manuel Cabral tenía título de Maestro Normal, pero fue un autodidacta.


Falleció en la Capital Federal el 11 de diciembre de 1941 y sus restos fueron trasladados a la ciudad de Corrientes.

En la guerra de la Triple Alianza es secuestrado junto a su madre y llevado al Paraguay

orría el año 1884... y fallecía Luisa Pujol de Gallino, quien integró la nómina de mujeres piadosas de Corrientes y que fuera una gran matrona que se brindó a los necesitados. Nació en el hogar de Marcelo Pujol y Francisca Romero.

Cuando falleció la madre, el padre se volvió a casar e hizo de madre y consejera de sus hermanos Juan Gregorio (gobernador de Corrientes en 1852), Damasia y Lino Juan, quien murió cuando era un niño.

Luisa formó su hogar con el italiano, nacido en Linguela, Rafael Gallino y sus dos hijos, Rafael y Antonio fueron gobernadores de Corrientes, provisorio el primero y titular el segundo. Su hija Ana rosa se casó con Manuel Vicente Fernández, padres del primer médico correntino y Ministro de educación del presidente Roca, Juan Ramón Fernández Gallino.

El 9 de julio de 1858 formó, junto a otras mujeres de la sociedad correntina la Sociedad de Beneficencia, y en la Sala de Comercio se la nombra su primera presidenta. Dicha sociedad se formó con el propósito de que las damas más pudientes económicamente, amparen a los más necesitados y pobres.

Cuando en 1871 azotó en Corrientes la fiebre amarilla, colaboró con remedios y ropas de su peculio, más, los atendió personalmente.

Luisa Pujol de Gallino

orría el año 1913...  y nacía Fernando Piragine Niveyro, quien fuera gobernador de Corrientes en el año 1958.

Nació en Empedrado y fueron sus padres Natalio de Jesús Piragine y doña Rosalía Niveyro, quienes tuvieron 12 hijos más –ocho varones y cinco mujeres en total, siendo Fernando el séptimo de ellos.

Los orígenes de los Piragine hay que buscarlos en los barcos de inmigrantes. Es así que el 3 de marzo de 1872, un día antes de la batalla del Tabaco, librada en suelo de Empedrado, desembarcó en su puerto el italiano José Piragine de profesión zapatero y comerciante, protegido por la cañonera italiana “Confianza”, que patrullaba la costa del río Paraná, cuidando a sus súbditos. José Piragine en 1880 pone un negocio, tienda, almacén y contrae matrimonio con la señora Victoriana, con quien tiene tres hijos: Luis, Tomasa y Natalio Jesús. Este último es el padre de Fernando Piragine, pues se casa con Rosalía Niveyro el 29 de julio de 1899 y traen al mundo 13 hijos, siendo el futuro gobernador el octavo de sus hermanos.

Cursó sus estudios primarios en Empedrado y el secundario lo llevó a la ciudad de Corrientes, donde se recibió de bachiller para emigrar luego a Tucumán, donde procuró la carrera de Odontología, la que abandonó al poco tiempo para trasladarse a Buenos aires donde se recibió de abogado en 1944.

Vuelto a Corrientes ejerció la profesión y fundó el diario La Calle, iniciando tempranamente su militancia política en la Unión Cívica Radical, partido al que representó como diputado provincial entre 1947 y 1952 y luego como senador provincial hasta 1955.

Fue profesor de historia en el Colegio Nacional Gral. San Martín de Corrientes y Profesor de Derecho Procesal Civil en la Facultad de la UNNE.

Fue electo gobernador de Corrientes en las elecciones del 23 de febrero de 1958 y poco antes de asumir, el 11 de abril, contrajo matrimonio con Margarita Barreto.

Su gobierno fue progresista en muchos aspectos y tuvo que sufrir la interrupción de su gestión al ser intervenida la provincia durante los sucesos de destitución de Frondizi primero y continuidad del doctor Guido después.

Fue diputado nacional y en una apasionada sesión en pleno recinto, el 14 de agosto de 1964, defendiendo con lealtad y energía al ex Presidente Arturo Frondizi que había sufrido un fallido atentado contra su vida en la noche de la víspera de la sesión, cayó muerto ante al auxilio desesperado de sus pares que nada pudieron hacer ante tremendo desenlace.

Denunció ése hecho incalificable y demostrando su condición de luchador infatigable se apagó su existencia, cuando podía dar aún mucho más por el bien común de su provincia a la que dedicó su existencia, con una obra de gobierno ejemplar que hasta el presente es recordada por el pueblo de Corrientes”.

Fernando Piragine Niveyro