orría el año 1827... y producía la Batalla de Ituzaingo. Concluye con este enfrentamiento en suelo portugués la guerra contra el Brasil.
 
Enorme triunfo argentino. Nuestra tropas, comandadas por el general Carlos María de Alvear llevan por delante derrotándolas completamente a las brasileñas, coronando de esta forma, en tierra, la serie de victorias navales de nuestras armas.

El ejército argentino, compuesto en su mayoría por reclutas enviados desde las provincias, pobre de municiones, materiales e infantería, buscó a atacar al enemigo antes de que éste pudiera unificar sus fuerzas, que lo doblarían en número.

Dividido en tres cuerpos a las órdenes de Lavalleja, Mansilla y Soler avanzó hacia el norte en busca del Marqués de Barbacena, quien se desplazaba para reunirse con el mariscal Braün. Alvear, que había ocupado San Gabriel, simuló una retirada anunciada por falta de armamentos y enfermedad de las caballadas, yéndose lentamente hacia Misiones. El Marqués de Barbacena salió tras él, suponiéndolo a unas 20 leguas, y tras varios días de marcha el brasileño creyó acorralar a nuestro ejército entre el Santa María y el Bacacay, y sabiendo que el único punto de escape era en la zona de Ituzaingo, por el Paso del Rosario, que cruzaba el río Santa María, e ideó ocuparlo para bloquear toda salida posible.

Durante la noche del 19 Alvear ordenó contramarcha, buscando a los imperiales que lo suponían casi de a pie y en franca retirada. Al amanecer del día 20 de febrero cayó sobre Barbacena en tremendas cargas de caballería, al mando de los coroneles Paz y Brandsen. Este último cayó muerto en el combate, mientras tanto Olavarría y Lavalle arremetían por los flancos logrando desbaratar las caballerías brasileñas, persiguiéndolas con el apoyo de Lavalleja.

Pasado el mediodía la batalla era nuestra. Los brasileños tuvieron 1.000 muertos, entre ellos el general Abreu, perdieron artillería, municiones, banderas y prisioneros.

La marcha de Ituzainó, la canción que forma parte de los tres atributos de los presidentes argentinos, además del bastón y la banda, pertenece en letra y música al Pedro II emperador del Brasil, que en esta batalla dejó en el campo partitura y letra. El ejército argentino lo recuperó y el Congreso de la Nación luego incorporó por Ley a los atributos presidenciales.

El General Carlos María de Alvear durante la Batalla de Ituzaingó.
General Carlos María de Alvear