orría el año 1778.. y nacía José de San Martín en Yapeyú, localidad que pertenecía a lo que fueran las Misiones Jesuíticas y que por entonces, al igual que todos los pueblos levantados por la Compañía de Jesús, al ser expulsada por el Rey Carlos III de América, pasaron a depender del gobierno de Buenos Aires. En ese contexto el gobierno del Virreinato del Río de la Plata destacó en el Cabildo de Yapeyú como Teniente Gobernador de todas las Misiones, a Juan de San Martín, padre del libertador, quien se hallaba con su familia en Montevideo.

Juan de San Martín, militar del Ejército Real, se casó el 1º de octubre de 1770 con Gregoria Matorras, sobrina del gobernador de Tucumán. Los hermanos de José Francisco de San Martín eran: María Elena, Juan Fermín, Manuel Tadeo y Justo Rufino. Hasta los cuatro años vivió en Yapeyú con su familia, la que se trasladó a Buenos Aires, donde estudió sus primeras letras hasta que en 1783 partieron para España en la fragata Santa Balbina.

En 1789 ingresó en el Regimiento de Infantería de Murcia y con 13 años empuñó su espada en la batalla de Orán (Africa) y de ahí en más sobresalió en memorables combates en defensa de España. Estando en Cádiz en 1808, por invitación de José Matías Zapiola, ingresa en la Logia de Lautaro.

El 16 de mayo de 1811, en la batalla de Albuena luchando cuerpo a cuerpo recibió una herida con un largo tajo en la mano y en el antebrazo derecho.

El 14 de septiembre de 1811 se embarcó rumbo a Londres, donde participó en la Logia Americana fundada por Francisco Miranda y que reunía a los americanos dispuestos a luchar por la independencia. El 12 de enero de 1812, conjuntamente con Carlos María de Alvear, José Matías Zapiola, los jóvenes oficiales rioplatenses Vera, Arellano y Chilabert, y el teniente coronel de Guardias Walonas, Barón de Holmberg, se embarcó San Martín en la fragata George Canning con destino a Buenos Aires, donde llega el 12 de marzo de 1812.

Conoció a Remedios de Escalada, de 15 años, en la misa de la Catedral, que se celebraba los domingos a las 11 hs., cruzándose miradas que llegaron hasta el altar.

Teniendo en cuenta su alta experiencia, el Triunvirato le encarga la formación de un Regimiento de Granaderos a Caballo. En enero de 1813 llegaron noticias de que escuadrones realistas desembarcarían en las barrancas del Paraná y allí fueron los flamantes granaderos que obtuvieron su primer victoria en el Combate de San Lorenzo, el 3 de febrero de 1813.

Fue el único combate que San Martín libró en suelo argentino. Su capacidad militar hizo que el gobierno le designase jefe del Ejército del Norte, aunque no creyó el gran conductor que fuera el Alto Perú el camino para lograr la victoria decisiva. Tras dejar organizado el ejército, pide permiso por razones de salud para alejarse de su conducción e inicia el proyecto del cruce de los Andes.

El 23 de agosto de 1816 nace su hija Mercedita.

La difícil organización del Ejército de los Andes demandó esfuerzos arduos. Se reunieron hombres de todo el país, además de armas y equipamientos. Las damas mendocinas donaron sus joyas para tan magna causa. El ejército partió en 1816 desde El Plumerillo rumbo a la cordillera. Ya en Chile se encaminó hacia Santiago. El 12 de febrero de 1817, antes de llegar a la Capital, tuvo un encuentro repentino con los realistas en Chacabuco, donde obtuvo el triunfo.

Así entró a Santiago aclamado por el pueblo entero. El 12 de febrero de1818, los chilenos declararon su independencia.
Durante el lapso comprendido entre la victoria de Chacabuco hasta la independencia de Chile, los realistas huyeron al sur y se rearmaron con refuerzos de Lima. En marzo de 1818 contraatacaron y derrotaron al ejército de San Martín en Cancha Rayada. San Martín, en el transcurso del año, reorganizó el ejército y venció a los realistas en Maipú.

Chile ya era independiente y los realistas, fortalecidos en Lima, dominaban a otros países de América del Sur. Su objetivo era liberar a Perú. Regresó a Chile, y desde allí reorganizó sus tropas. En 1820 zarpó del puerto de Valparaíso y el 8 de septiembre desembarcó en Paracas, Perú.

El 19 de julio de 1821 San Martín entró triunfante en Lima y peleó después durante un año en la "Campaña de las Sierras", y el 28 de julio en Plaza Mayor los peruanos declaraban su independencia. Poco después el general asumió el gobierno con el título de "Protector del Perú". La guerra continuaba en ese país, ya que los realistas se apoderaron del Cuzco (Sur del Perú).

San Martín se entrevistó el 26 y 27 de julio de 1822 con Simón Bolivar en privado en Guayaquil, para concretar un plan de ataque a los realistas. Tras largas horas de conversación no llegaron a ningún acuerdo. El general decidió retirarse de la acción y dejó en manos de Bolivar todo el emprendimiento libertario.

La intensa y conocida trayectoria del más grande de los argentinos terminó en Europa. Nunca quiso desenvainar su espada en conflictos internos del país. Se fue con Merceditas, su hija de siete años, el 10 de febrero de 1824, al año siguiente de la muerte de Remedios. También estuvo en Escocia y se radicó en Bélgica desde 1825 a 1831. Volvió el 6 de febrero de 1829 al puerto de Buenos Aires en el barco inglés “Countess of Chichester” procedente de Falmouty, Gran Bretaña. Luego de cinco años de ausencia pensaba descansar en su tierra, pero al enterarse de las luchas internas y del fusilamiento de Dorrego, por orden de quien fuera su primer espada en el Ejército de los Andes Juan Lavalle, decidió su regreso el día 12 rumbo a Montevideo y de allí a Europa, para no volver más.

Se radicó en 1834 en Gran Burg, una réplica de su casa puede apreciarse hoy en los bosques de Palermo, y luego, en 1848, fijó su residencia en Bulogne Sur Mer, donde el 17 de agosto de 1850, a las 15 hs., falleció rodeado de su hija Mercedes, su yerno Mariano Balcarce y sus nietas María Mercedes y Dominga Josefa. Sus restos fueron depositados en la Catedral de Buenos Aires.

Gral. José de San Martín

Yapeyú, Corrientes: Lugar en donde se conservan los restos de la casa donde naciera el Gral. San Martín

Batalla de San Lorenzo
El Gral. José de San Martín se radicó en 1834 en Gran Burg, Francia.