orría el año 1701...  y fallecía el Teniente de Gobernador general Baltasar Maciel, quien había asumido el 17 de agosto del año anterior.


Este funcionario había sido designado por el Gobernador del Río de la Plata don Manuel del Prado Maldonado y con muy escasa fortuna, al comienzo de su gestión, tuvo que soportar una epidemia de viruela que venía de Santa Fe y a pesar de las medidas preventivas que se habían tomado con antelación, se cobró muchas víctimas fatales.


Maciel era un “soldado intrépido, gobernante probo y progresista, que dejó el recuerdo de su acción en numerosas obras públicas y asimismo el ejemplo de sus virtudes a su ilustre descendencia, muchos de cuyos miembros se destacaron en la religión, las letras y la milicia.


Este gobernante fue sucedido por el capitán Diego Fernández, quien por esa época era Alcalde de primer voto y ejerció interinamente el cargo hasta que fue designado el capitán Bartolomé González como Teniente de Gobernador titular.

Cabildo de Corrientes

orría el año 1864... y flotas brasileñas en costas uruguayas. Se trata de la flota de guerra imperial al mando del almirante vizconde de Tamandaré, que ancla frente a Montevideo en apoyo militar a negociaciones que llevan adelante los dos países.


Todo este movimiento de fuerzas navales parece ser en apoyo de la misión diplomática que entablan los brasileños, quienes efectúan reclamamos por perjuicios cometidos sobre numerosas poblaciones fronterizas.


El país uruguayo continúa en estado de convulsión y con ayuda Argentina por parte de federales y unitarios, sigue empecinada la lucha entre los partidos Blanco y Colorado. Oficiales argentinos pelean en uno y otro bando. Al mismo tiempo, argentinos y brasileños no consiguen acordar la paz en el vecino país. Ni el presidente provisional Aguirre ni el general Venancio Flores ceden.
Acuerdo argentino-brasileño - Los gobiernos de ambos países llegaron a un acuerdo el 22 de agosto que signaron el canciller argentino Rufino Elizalde y el comisionado portugués José Antonio Saraiva, basado en un pacto de ayuda mutua.


En virtud del mismo, ambos países establecen un acuerdo tendien- te a solucionar los problemas de la Banda Oriental., caratulados bajo la denominación de “Mantener la independencia, integridad territorial y soberanía del Uruguay”.


El eufemismo no altera la gravedad de la situación, ya que a los pocos días, el 26 de agosto, se produce un ataque brasileño a un barco oriental. Una cañonera brasileña bombardeó al “Villa del Salto”, navío uruguayo que transportaba abastecimiento para la localidad de Mercedes, sitiada por el general Venancio Flores. El ataque tuvo lugar en aguas del río Uruguay y la nave buscó refugio en Arroyo de la China (hoy Concepción del Uruguay).


Más tarde, en septiembre, Pedro II ordenará la invasión de Brasil al Uruguay. El ejército imperial cruzará las fronteras y ocupará ciudades de la Banda Oriental en combinación con el general uruguayo Venancio Flores.


Este será el comienzo de una guerra que terminará encendiendo la hoguera de cuatro países: Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay. La llamada “Guerra de la Triple Alianza”.

Flota paraguaya

Puerto de Montevideo

orría el año 1946... y el Colegio Electoral reunido en la Legislatura de Corrientes, consagraba gobernador de la provincia al doctor Blas Benjamín de la Vega y vicegobernador a Justo Villar. Esta fórmula representaba a la Unión Cívica Radical.


Se reunieron 15 electores en esta fecha, con las ausencias de los laboristas (hoy justicialistas) y los radicales de Junta Renovadora (que apoyaban a Perón), 2 liberales y un radical. Los radicales por razones particulares no concurrieron a la sesión, aunque luego asistieron para que se lograran los votos necesarios.


La primer reunión se efectuó el 10 de mayo asistiendo sólo 18 electores y de los votados, ninguno alcanzó la mayoría. El doctor Ernesto Meabe (liberal) obtuvo 10 votos y el radical de la Vega 6, requiriéndose 14 votos para ser consagrado. Hubo entonces un cuarto intermedio hasta el día siguiente y también fracasó la reunión por el mismo motivo y así en tres ocasiones más.


Finalmente, el doctor Ernesto Meabe envió una carta al Colegio Electoral anunciando en ella su renuncia a lo que era una segura consagración e instando a sus correligionarios a que voten por el candidato radical en aras de facilitar una salida institucional.
Pasó a ser Corrientes, a partir de este hecho político, la única provincia no gobernada por una figura del peronismo.


En el orden nacional ya estaba consagrada la fórmula presidencial integrada por Juan Domingo Perón y el correntino Juan Hortensio Quijano.

Blas Benjamín de la Vega