orría el año 1825... y se sublevaban en Curuzú Cuatiá. A pocas horas de decidir la guerra contra el Brasil, se produce una deserción cuando soldados acaudillados por sargentos y cabos abandonan ruidosamente sus puestos tomando distintos rumbos.

Los sublevados manifestaron que su determinación obedecía a que habiéndoles prometido el gobernador Ferré, de que no marcharían a ninguna parte fuera de la provincia, se enteraron que sus próximos pasos serían para la Banda Oriental del Uruguay.

El comandante José López (a) López Chico, que no supo evitar ni reprimir tan escandaloso suceso, tuvo la osadía de comunicarle el suceso directamente, pasando por encima de Ferré, al generalísimo de todas las fuerzas nacionales Martín Rodríguez. Este le contestó en durísimos términos, dado que el militar acuartelado en Curuzú Cuatiá, dependía únicamente del gobernador correntino.

Sublevación militar (dramatización)

orría el año 1839... y el general Juan Lavalle llegaba a Curuzú Cuatiá, siendo recibido con alborozo por los habitantes de la Villa.
En ella lo esperaba el gobernador de Corrientes Brigadier Pedro Ferré, quien lo designa General en Jefe del 2º Ejército Libertador.

No coincidieron en principio Lavalle y Ferré sobre la manera de llevar adelante la lucha contra Rosas. El porteño creía en la necesidad de trasladar la lucha a Buenos Aires y Ferré, con la responsabilidad de cuidar su provincia, consideraba que primero era necesario liquidar el peligro de Echagüe en Entre Ríos y recién después encarar el pasaje del río Paraná para atacar Buenos Aires.
Con esta designación Lavalle perdía su independencia para actuar como mejor creyera y no podía disponer del ejército libremente para llevar adelante sus planes, sin la autorización del gobierno de Corrientes.

Le dan plenos poderes a Lavalle y denominan a esas tropas Ejército Libertador. El gobernador Ferré envía al mismo tiempo comunicaciones pidiendo apoyo a los presidentes del Estado de Río Grande del Sur (Brasil), del Uruguay y a la representación francesa en el Río de la Plata a fin de iniciar negociaciones.

El cuartel general del nuevo ejército se instaló en el Rincón del Ombú, campo limítrofe entre los departamentos de Mercedes y Curuzú Cuatiá.

Juan Lavalle desembarca en entre Ríos y luego llega a Curuzú Cuatiá.

La Casa "La Luz" de Vicente Llopart donde se hospedó Lavalle.