orría el año 1839... y Lavalle invade Entre Ríos. Transportado en los buques franceses “Expeditive”, “Vigilant”, “Bordelaise” y “Ana”, el general Juan Lavalle, al frente de 350 hombres, desembarcó en suelo argentino y se dirigirá a Corrientes, donde se entrevistará el 18 de octubre con Pedro Ferré en Curuzú Cuatiá.

Cuatro meses antes, a fines de junio, estando radicado en Mercedes, Uruguay, Juan Lavalle había recibido la visita de Florencio Varela, quien convenció al prestigioso general de las bondades que para la civilización traería la caída de Rosas según los emigrados que integraban la “Comisión Argentina”.

Lavalle aceptó el desafío y se dirigió a Montevideo donde encontró el rechazo de Fructuoso Rivera. Los emigrados, tras una ardua tarea de persuasión, convencieron a Rivera de la importancia de contar con Lavalle en las filas de la causa, aunque el héroe de Ituzaingó y Riobamba tuvo que expresar su obediencia al jefe oriental, como una condición para no frustrar el proyecto.

El 12 de julio puso pie en Martín García con los restos de su “Legión Libertadora”, el 11 de septiembre en Gualeguaychú, donde pidió a Rivera 500 hombres para engrosar sus filas, el 22 de septiembre le cae con sus fuerzas sobre las del gobernador interino de Entre Ríos Vicente Zapata, en Yeruá, derrotándolas completamente y haciéndole más de 100 muertos y el 18 de octubre finalmente llegó a la Villa de Curuzú Cuatiá, donde lo esperaba el gobernador de Corrientes Brigadier Pedro Ferré, quien lo designa General en Jefe del 2º Ejército Libertador. Con esta fuerza logra triunfos primero en Entre Ríos y luego, incomprensiblemente, desobedece instrucciones del gobernador correntino y se aleja del escenario del Litoral. Emprende un largo peregrinar que terminó con su vida en Jujuy el 9 de octubre de 1841, cuando es asesinado por una partida de federales que envió tras él Juan Manuel de Rosas.

Gral. Juan Lavalle

orría el año 1848.... y el gobernador de Corrientes general Benjamín Virasoro informaba a su colega de Buenos Aires Brigadier Juan Manuel de Rosas, que la existencia en toda la provincia en cuanto a fuerzas armadas era la siguiente: 6.963 soldados, 463 oficiales, 45 jefes y 11 coroneles; distribuidos de la siguiente manera: artillería 86 hombres, infantería 1.228 y caballería 5.649. En cuanto al armamento, contaban con 23 cañones, 14 de hierro, 2 de bronce y 7 de cargran, de 1 a 18; 4 carronadas de hierro; 1 mortero de bronce; 540 fusiles; 700 tercerolas; 800 sables, 3.000 lanzas, gran cantidad de balas, pólvora, plomo y salitre.

En otro orden de cosas se contaba con numerosas carretas, más 1.000 bueyes y cerca de 6.000 caballos.

Luego Virasoro pidió a Rosas permiso para comprar en Buenos Aires, por intermedio de Pedro Igarzabal y Enrique Ochoa, 300 fusiles, 300 tercerolas y 300 sables, lo que le fue concedido.

A mitad de ese año 1848, el almirante Lepredour notificó a Rosas que, cumpliendo órdenes, había dispuesto el levantamiento del bloqueo francés a las costas argentinas. En ese mismo momento, al otro lado del océano, en París, el embajador de la Confederación Argentina don Manuel de Sarratea, ante el nuevo gobierno provisional Republicano de Francia, era recibido de una manera muy especial.

Gral.  Benjamín Virasoro

orría el año 1937... y eligen nuevo Presidente de la Nación. Corrientes y el país concurrían a las urnas y en la provincia, autonomistas y “antipersonalistas” apoyaron la decisión de Agustín Pedro Justo de impulsar los nombres de Roberto M. Ortíz y Ramón S. Castillo para integrar la fórmula presidencial del oficialismo.

Este binomio se impuso en las elecciones por 1.100.000 votos a 815.000 obtenidos por la fórmula radical Alvear-Mosca.

Gran parte del festejo se realizó en la aún no inaugurada Avenida 9 de julio de Buenos Aires, cuyo acto de apertura se efectuó el mes siguiente, habilitándose el primer tramo desde calle Tucumán a Bartolomé Mitre, en un ancho de 140 metros que van de Carlos Pellegrini y Cerrito.

Ramón S. Castillo