orría el año 1810... y el teniente de gobernador de Corrientes Elías Galván recibe instrucciones del general Manuel Belgrano, vocal de la Junta de Gobierno y Jefe de la Expedición al Paraguay, de concentrar las milicias correntinas en San Roque y esperar allí el grueso del ejército que iniciaría su marcha el 22 de ese mes desde Buenos Aires.

Para el gasto que iba a demandar esa movilización el Cabildo de Corrientes creó nuevos derechos sobre la exportación, tomando como base el término medio de las salidas anuales de los tres últimos años.

La exportación anual de Corrientes por entonces era de 3.000 arrobas de algodón, 800 de lana, 400 de maní, 400 de crin, 1.500 de miel, 4.000 cabezas de ganado vacuno, 16.000 cueros de potro, 40.000 cueros vacunos, 12.000 suelas, 1.500 caballos, 400 mulas, 200 bueyes, carretas de mayor y menor peso, vigas, rollizos, etc.

La Junta de Gobierno de Buenos Aires aprobó la conducta del Cabildo de Corrientes, en cuanto a esos impuestos. Aparte de esas contribuciones hubieron muchas otras de distinta índole para ayudar al ejército de Belgrano.

Gral. Manuel Belgrano

orría el año 1852....  y el levantamiento de los "porteños" es promovido por el general Juan Madariaga junto a un grupo de correntinos y hombres acaudillados por Valentín Alsina. El pronunciamiento fue contra Justo José de Urquiza cuando éste se alejó de Buenos Aires.

Tras el triunfo del Ejército Grande en la batalla de Caseros y producido el alejamiento de Rosas del país, Urquiza se había constituido en la autoridad máxima.

El general Juan Madariaga, al frente de una fuerte división de correntinos, fue el factor decisivo de este levantamiento, que luego del Acuerdo de San Nicolás terminó en el estado de secesión del país, ya que la provincia de Buenos Aires quedó separada del resto de la Confederación hasta 1862.

Desde Santa Fe, donde se esperaba el inicio de la Convención Constituyente, Urquiza lanzó una fuerte proclama contra Buenos Aires, la que contestó con la consagración como gobernador de Valentín Alsina.

El general Juan Madariaga, a quien sus soldados lo llamaban el general Tetéu (tero) por la similitud de sus hábitos con el ave escucha de nuestros campos, fue encomendado por Alsina y Mitre para que junto al general Hornos encabezara una expedición militar que levantara a las masas entrerrianas contra las autoridades del Directorio Provisorio que encabezaba Urquiza y evitar de ese modo la reunión de la Convención Constituyente de Santa Fe.

Un completo fracaso fue la descabellada intentona auspiciada por Alsina y como consecuencia de ello, nuestro comprovinciano, Juan Madariaga, huyó a Montevideo donde pasó una temporada hasta que recaló en la ciudad de Uruguayana.

En homenaje a aquel levantamiento se le impuso el nombre de "11 de septiembre" a la Plaza que antes se llamaba Miserere y que hoy popularmente se la denomina Plaza Once", extendiéndose inclusive la denominación a todo el afamado barrio porteño.

Juan Madariaga