orría el año 1841...  y llegaban a Campo Santo (Chaco), después de vadear el río Salta, un grupo de correntinos que acompañaron al general Juan Lavalle en su largo, sacrificado y trágico peregrinar por el norte del país, el que concluyó con su muerte en Jujuy el 9 de octubre de 1841.

Estos sufridos correntinos, quienes arrancaron con Juan Lavalle triunfando en Don Cristobal (E. Ríos) el 10 de abril de 1840, vivieron todas las durísimas alternativas que rodearon la campaña que tocó puntos como Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba, Tucumán, entre otros.

Bravos correntinos que acompañaron con lealtad a Lavalle, hasta que emprendieron el retorno a la provincia atravesando gran parte del territorio salteño, Algunos pasaron a Chile por un tiempo, perseguidos por las huestes del federal Manuel Oribe, quien por encargo de Juan Manuel de Rosas tenía órdenes de exterminarlos; otros hicieron posta en Córdoba y el grueso volvieron a Corrientes para sumarse al Ejército de Reserva que preparaba el cordobés José María Paz, por decisión del gobernador Pedro Ferré.

Gral. Juan Lavalle

orría el año 1936... y sancionaban la Ley que decidía la construcción de un gran Hotel de Turismo en la ciudad de Corrientes, aunque la denominación era Hotel de Casinos.

El gobernador de Corrientes era Juan Francisco Torrent, a quien acompañó en la fórmula como vicegobernador Pedro Cremonte.

Ese año el gobernador Torrent impulsa un Proyecto de Ley que es tratado por ambas cámaras rápidamente y se sanciona el 30 de septiembre: LEY Nº 731. “Hotel Casino”

La Ley decía no menos de 100 habitaciones y Salas de Lectura y un Casino para todo juego. Señalaba los fundamentos del proyecto: “Debe ser como los mejores del país y debe estar terminado a los 2 años de otorgada la concesión. El término de la concesión será de 30 años.

La Concesión entregará de su producido total el 5% al Consejo de Educación y el 5% a la Municipalidad para mantenimiento de hospitales.

Se llegó hasta a adquirir el terreno sobre la Avenida Costanera para ejecutar la obra. La idea no prosperó por ese camino, y entonces el Intendente Municipal, doctor Elías Abad, llevó adelante el proyecto, disponiendo el Concejo Deliberante por ordenanza la construcción del edificio en el terreno comprado por el gobierno provincial.

Se adjudicó la obra a la empresa Necoletti Hermanos, por un total de 1.000.000 de pesos. Pero el emprendimiento entro en un terreno de demoras y en algunos casos de objeciones, y lo sorprendió la Intervención Federal a la Provincia, decretada por el presidente Ramón S. Castillo, el 5 de octubre de 1942, interrumpiéndose la ejecución.

Distintos gobiernos municipales y provinciales anunciaron ejecutar la obra, pero ninguno se decidía, hasta que el Vicepresidente de la República, el correntino Juan Hortensio Quijano, alienta la posibilidad y se empeña en concretarlo recién en 1948, dando vida a lo que hoy es el Hotel de Turismo de Corrientes.

Hotel de Turismo de la ciudad de Corrientes